Grizzly Bear – Shields (2012)

Los adelantos del álbum (hablamos de “Sleeping Ute” y “Yet Again”) presagiaban algo bueno, pero también nos mostraba un acercamiento a una psicodelia más rockera, abandonando de alguna manera lo alcanzado en Veckatimest (2009), el disco anterior en el que alcanzaron su cima comercial y (parece ser) creativa.

Si en el anterior álbum la máxima que parecían querer alcanzar era la creación de un folk-pop imprevisible, luminoso y reposado, donde ocultaban la complejidad de sus canciones en una aparente sencillez, en este álbum han llevado la experimentación (antes incluida de una forma más serena) a cotas nunca antes alcanzadas por ellos. Se han convertido en algo así como los Radiohead de la psicodelia folk actual, y esta comparación no es gratuita, pues mucho han aprendido de la banda de Oxford desde que giraron juntos allá por el 2008.

Desde el final de gira de Veckatimest a la salida de este álbum nos separan unos meses de descanso y varios proyectos paralelos de sus integrantes, como son CANT (proyecto altamente recomendable del bajista Chris Taylor) o el EP que editó a principios de año Daniel Rossen (vocalista y guitarrista), con unas canciones que podrían verse como un adelanto (o unos descartes) del nuevo disco.

Nada más comenzar la escucha ya podemos apreciar el cambio de los albumes anteriores a este, en el que no encontraremos canciones tan inmediatas como fueron “Two Weeks” o “The Knife”.

Los riffs de guitarra, antes oscuros e intrigantes, ahora se vuelven más ruidosos y eléctricos  algo que se aprecia sobre todo en la primera mitad del álbum (canciones como las citadas al comienzo o la acústica “Speak in Rounds” dan buena fe de ello). Pero esto cambia en la segunda parte del álbum  en la que vuelven a los ambientes, a la delicadeza y majestuosidad del anterior Veckatimest. Y es en esta parte en la que salen ganando, con autenticas joyas como la jazzística “What’s Wrong” o “Sun in your eyes”, la inmensa y épica canción que sirve para cerrar el álbum.

De esta manera, Shields se presenta como un paso adelante en la carrera de los de Brooklyn, un disco que precisa de varias escuchas para que el oyente pueda llegar a apreciarlo. Aún así aun es pronto, y solo el tiempo dirá si merece estar a la altura de su predecesor o de si, por el contrario, se encuentra un paso por debajo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Discos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s